20 de septiembre de 2010

La eterna adolescente

Si hace un tiempo os hablé de la edición estadounidense de Vogue y sus "dos cabezas pensantes" : Anna Wintour, la visible y Grace Coddington, la menos conocida; hoy me gustaría presentaros la versión très chic de la Biblia de la Moda, el Vogue francés y su comandante en jefe.


La edición francesa, que arrancó en los años 20 de siglo pasado, no siempre ha gozado del status de grande entre las publicaciones galas y tan sólo lleva desde el 2001 siendo un feudo a tener en cuenta en la tierra de la igualdad, la legalidad y la fraternidad. El cambio vino de la mano de una autodeclarada burguesa ex modelo y ex estilista: Carine Roitfeld (París, 19 Septiembre 1954).


La entrada de Roitfeld en Vogue como editora jefe trajo consigo cierto aire de dinamismo y energía juvenil. Si Anna Wintour es temida por aquellos que la rodean, Carine Roitfeld goza de muy buena prensa entre sus trabajadores y colaboradores.
Mientras la Wintour se preocupa por llegar a un vasto público que abarca desde la cajera de un drugstore de Ohio hasta fashionistas neoyorkinas, la Roitfeld ha convertido el Vogue France en Vogue París, un reducto elitista en el que el lector "naturalmente" conoce al personaje, diseñador o colección del que se habla...


Pero es precisamente esa la fórmula irónica del triunfo de la publicación, el Vogue francés es Carine y Carine es el Vogue francés, ambos son fashion victims amigos de todas las tendencias y ávidos de los últimos hits de cada temporada. 



Carine peca de excesivo eclecticismo, de atreverse tanto con los escotes mas vertiginosos,las minis más minis, los diseños más futuristas o los tintes más rockeros en lo que podría considerarse a priori una falta de estilo propio.


Los acérrimos seguidores de A. Wintour afirmarán que a la editora francesa le falta esa elegancia que caracteriza a la americana y que se resume en aceptar tu edad, interpretar las tendencias y escoger sólo aquellas favorecedoras y un toque de decadencia europea mezclada con tintes de sencillez del Nuevo Continente.
Nada mas lejos de la realidad, yo creo que todos intentamos que cada prenda que vestimos nos haga únicos (cosa harto difícil hoy en día), que diga algo de nosotros, de nuestros gustos e intereses, que sea algo así como nuestra tarjeta de presentación.Y tal vez es eso, tal vez Carine Roitfeld nos esté diciendo:
-Hey! Hola soy Carine Roitfeld y me gusta la Moda, me vuelvo loca con las tendencias y olfateo el aire constantemente en busca de algo nuevo y prometedor. ¿Qué hay de malo?


Si me la encontrara mañana por la calle (usad la imaginación venga!) yo le diría:
-Carine! yo no creo en el binomio: pasión por la ropa=frivolidad desmedida. Yo creo en ti chica! Sigue así, que aunque a veces salgas hecha un estropicio alabo tu seguridad en ti misma y tu pasión por el Arte de la Moda!


Probablemente la pobre saldría corriendo o me echaría a sus guardaespaldas pensando que soy una loca...o quizás no! Al fin y al cabo, tenemos tanto en común...
;-) 

4 comentarios:

Anónimo dijo...

de mayor quiero ser como ella!!

2501 dijo...

Creo que el título de la entrada está muy bien escogido.

Berta dijo...

Me encanta esta mujer!!!

Arriba Carine, abajo Anna!!! :-D

Mapi dijo...

Gacias 2501 :)